22 noviembre 2007

Quiero y no Quiero (R. Gondim)

Leer esta reflexión de Gondim fue algo gratificante. En parte experimenté esa extraña sensación de ser desnudado; como cuando mi esposa - en ciertas ocasiones - descubre exactamente en qué estoy pensando, quizá producto de más de 20 años de confidencialidades. Creo que merece una cita completa...
Gracias Gondim, Gracias Gabriel Ñanco por la traducción

Quiero y no Quiero

Quiero anunciar el mensaje cristiano considerando siempre su contexto histórico, no menospreciando la secuencia del relato leído, y sólo haciendo aplicaciones responsables.

No quiero oír, aprobar, o estar de acuerdo con predicaciones temáticas en donde el texto bíblico es apenas utilizado como pretexto para hacer afirmaciones irresponsables de bendiciones, portentos y milagros.

Quiero estar siempre abierto al soplo del Espíritu. Él puede visitar mi vida, familia, iglesia y nación como lo desee. Reconozco que las intervenciones de Dios suceden de acuerdo a su discreción. Él puede tanto entrometerse en el transcurso de la historia, como lo hizo en algunas circunstancias, como puede mantenerse escondido y en silencio, como prefirió en otras.

No quiero manipulaciones de lo sagrado para demostrar la presencia de Dios. No quiero intentar “ajustar” los actos divinos a las expectativas de auditorios ávidos por señales venidas del cielo. Si Dios prefiere que mi fe se base apenas en el testimonio de hombres y mujeres del pasado, me quedo satisfecho, sin exigir ninguna manifestación sobrenatural.

Quiero ver a la iglesia actuando mejor en la política. Entiendo que es el deber de toda religión la defensa de la justicia. Quiero que se abogue por los pobres (representados por huérfanos y viudas), se asuman posturas sobre los sutiles engranajes de la muerte, y se sepa discernir el peligro del “mundo”. Quiero ver a la iglesia haciendo Política (así mismo, con “P” mayúscula).

No quiero participar de campañas de candidatos “oficiales” de ninguna institución. No tolero que algunos pastores todavía piensen que las iglesias necesitan de representantes electos. No quiero tener “muchachos de los mandados” en las cámaras y las asambleas. No quiero hacer política (con “p” minúscula). No quiero disputar por el poder.

Quiero andar el largo camino del discipulado, ayudando a hombres y mujeres a forjar sus vidas siguiendo los pasos de Jesús. Quiero fundar mi predicación en los principios bíblicos que integran a las personas. Deseo profundizar mi percepción acerca de la manera en que el Evangelio orienta la vida en la tierra. Quiero ver a los cristianos experimentando una bella calidad de vida aquí, antes de partir hacia el cielo.

No quiero buscar atajos para la madurez. No quiero formulas fáciles para nada. No quiero paquetes venidos del exterior que, bajo la pretendida fama de ser “principios transferibles”, lograrán mágicamente resolver los problemas conyugales, las enfermedades y las disfunciones familiares. No quiero una espiritualidad disgregadora, que no tiene pie sobre la tierra. No quiero respuestas piadosas a las angustias humanas y no quiero que las personas esperen por el paraíso para comenzar a vivir.

Quiero caminar con gente que reconozca sus defectos, sepa conversar sin espiritualizar y demonizar los asuntos abordados y me permitan reír y llorar. Quiero ser amigo de los que lloran el dolor del mundo porque notan en él su propio mundo de dolor.

No quiero andar con religiosos que gusten de frases hechas. No quiero vivir con quien se esconde del sufrimiento humano con muletillas teológicas. No quiero más estar en ambientes y reuniones que no desborden para la vida.

Quiero ser amigo de Dios y de hombres y mujeres que aman la paz. Quiero ser más simple de lo que soy, quiero ser más sensible de lo que puedo lograr, quiero ser menos codicioso de lo que siempre fui. Quiero vencer la vanidad que alimenté en falsos espejos.

No quiero perder mi alma en nombre de la religión. No quiero dejar ir por la alcantarilla los pocos años que aún me quedan. No quiero un día lamentar haber perdido la vida queriendo encontrarla.

6 comentarios:

Fabio Pereyra dijo...

Orlando:
Esta frase me gustó mucho "No quiero perder mi alma en nombre de la religión"

Yo agregaría que quiero gastar mi vida cumpliendo el propósito de Dios para mi vida!

Un gran abrazo

Fabio Pereyra

Jóse dijo...

"Si Dios prefiere que mi fe se base apenas en el testimonio de hombres y mujeres del pasado, me quedo satisfecho, sin exigir ninguna manifestación sobrenatural."

¡Que intenso! ¡Que fuerte realidad! Dios obra de manera misteriosa y aceptar ese misterio es lo que más anhelo.

La otra frase que me calza perfecto con lo que vengo filosofando y "predicando" desde hace un tiempo es: "...no quiero que las personas esperen el Paraíso para comenzar a vivir bien". Que maravilla. Dios bendiga al hermano y pastor Gondim. Leerlo es refrescante para el alma.

Vale la pena la enooorme cita...ja ja já.

¡Un abrazo, "compatriota"!...no dice el canciller cubano (que le faltan cromosomas para ser normal) y el burro Chávez que Cuba y Venezuela van a ser un sólo país?...ja ja ja já.
Duro lo que estamos pasando Orlando, pero hay que tomarlo con humor...je je je.

Orlando Inagas dijo...

Fabio.
Viendolo así, es muy importante que hagas esa distinción, porque alguien desprevenido puede entender que lo dice alguien (Gondim) que no tiene ánimos para trabajar por el evangelio.

Eso sí, si hemos de gastarnos, que sea en la voluntad de Dios y no fuera de ella. Un abrazo.
:D

Orlando Inagas dijo...

José
Cierto que es una enooorrme cita ;D
pero vale la pena. Je, je.
Te acompaño en tu buen humor. Hoy es domingo y realmente me han relajado tus comentarios.
DTB!

Brisa Nocturna. dijo...

Hola amigo Orlando!!

Que exelentes y profundas palabras de Godim,este hermano es una bendicion,soy asidua de su blog y es bueno y grato tener acceso a sus escritos mediante Grabriel.

Yo tambien me uno a los quiero y no quiero...

Bendiciones!

Orlando Inagas dijo...

hey Brisa!
Por esto tambián le agradezco a Gabriel por esa iniciativa.
Gracias por tu visita y dejar tus comments.
;D