31 enero 2009

Perdoname, hermano...

Perdóname, hermano, por dejar que la rabia llenara mi corazón
Perdóname, hermano, por cobijar el traicionero odio
Perdóname, hermano, por buscar el camino más fácil a los problemas
Perdóname, hermano, por dejarme abrumar y rendirme a la desazón

Perdóname, hermano, por caer y no querer levantarme
Perdóname, por abandonarte en el mayor calor de la faena
Perdóname, por colgar mi pluma mientras tú no dabas reposo a la tuya
Perdóname, por pensar que el silencio es una opción aceptable

Perdóname, hermano, Por quedarme en mi jardín mientras tú estabas en la guerra
Perdóname, hermano, si me enojé hasta la muerte por secarse mi calabacera
Perdóname, hermano, si me ves tirado junto al camino
Perdóname y ten paciencia, pues Dios no ha terminado conmigo.

16 comentarios:

Lumbrera dijo...

¡Admiro tu honestidad!

Estamos en el mismo bote.

Muchas veces, como te compartí, en el pasado y aun en el presente, he pensado retirarme y dejar el blog, por muchas razones que no vale la pena detallar.

Estoy muy contenta de que hayas vuelto a la aldea del ciberespacio. ¡Que bueno que volveremos a leerte tus entradas! Todo en la vida es balance. Lo digo porque conozco el monstruo y se cuán difícil es ser balanceado en las cosas que hacemos.

Aprecio mucho tu amistad y tu respeto, al que no piensa como tú. Lo admiro realmente.

Desde aquí, un fuerte abrazo y bienvenido de nuevo, amigo.

Que lindo y admirable es reconocer nuestra verdadera condición...Somos polvo brother, gracias a Dios por sus misericordias, por no cansarse de nosotros...en fin, por no tratarnos como nos tararía el ser humano.

¡Estoy feliz de leerte una vez más!

Orlando Inagas dijo...

Gracias dollyta, mi hermanita

Gracias porque estoy seguro que no todo el mundo es capaz de comprender.

Pero bueno, mira, en verdad no creo que retirarse sea lo mejor. Cuando es algo que llevamos y forma parte de nosotros es como una molestia que no nos deja en paz.

Es verdad que a veces recibimos criticas, unas honestas y otras no tanto, pero creo que lo importantes es que seamos nosotros mismos, y busquemos antes que nada servir.


Felicitaciones por esa preferencia que ha tenido tu blog. Como puedes ver, es algo que vale la pena.

Y oye, quiza si valga la pena que hablemos un poquito nuestros problemitas, tanto para comprendernos como para desahogarnos y orar el uno por el otro.

Te amo mucho, en el amor de nuestro Señor. Espero siempre tenerte junto a mi, en este ladito virtual.

Dios te guarde y a toda tu familia.

Orlando.-

El Ojo Protestante blog dijo...

Orlando, querido Amigo, decano de los blogueros e inspiración para comenzar y para seguir en esto de bloguear.

Creo que lo sabes. Cada día me planteo si vale la pena continuar. Y no sé con certeza cuando será el día en que termine por agotarme.

Quizás por eso, porque conoce nuestra naturaleza y debilidades, el Señor, a través de la pluma del sabio Salomón advirtió que todo tiene su tiempo, y fue insistente desde el Génesis en la necesidad de parar, de descansar.

Esto es una carrera de postas. Quizás mañana me tome un respiro y tu entregas todas tus fuerzas, otro día bajas el ritmo y Dolly pone marcha a full.

Somos piezas en el tablero del Señor. El juega las piezas cuando y donde quiere. Comprender eso y dejar la culpa también es entender el carácter de Dios.

Te mando un abrazo, más fuerte que nunca. saludos a los tuyos.
Hermanos en la Fe, camaradas en la lucha por la Libertad.

Isa dijo...

¡Orlando! ¡Qué gustazo es volver a leer tus letras!
Hubieras visto la desazón que tuvimos cuando tuvimos que celebrar tu cumpleaños solitos con tu pastel en el manantial, pero todos te recordamos y nuestro deseo fue saber que eres del Señor y Él es siempre nuestra fortaleza y el que nos hace como el águila.
Estoy segura que poco a poco correrá la noticia y nuestros corazones se alegrarán por ti y toda tu hermosa familia.
Te escribo unos de mis textos preferidos:
"Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos y serás como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan." Isaías 58:11
Desde mi manantial te envío un fuerte abrazo, y puedes buscar tu pastel porque todavía sigue esperándote.

Patricia dijo...

Orlando, es un gusto leerte nuevamente, y no necesitas pedir perdón; todos en mayor o menor medida hemos pasado por circunstancias que nos han hecho (o nos hacen) experimentar los sentimientos que expresás.

En lo personal estoy leyendo un libro de Larry Crabb que en muchos aspectos refleja lo que siento y, si me permites, te comparto un par de frases que fueron significativas para mi. Toma lo bueno y lo demás desechalo...

"No importa lo estrechamente que andemos con el Señor, no podemos escapar al impacto de un mundo de frustración y a veces malvado. Esa tristeza interior que no se disipa es la evidencia, no de inmadurez espiritual, sino de una vida honesta en un mundo triste".

"Los que caminan más cerca de Dios, sienten más profundamente su desilusión. El conocimiento de "cómo deben ser" las cosas (y un día lo serán), hace que la realidad de "cómo son" las cosas parezca más fea aún. No importa lo rica que sea nuestra experiencia con el Señor, con todo, no podemos evitar el efecto de vivir en un mundo caído como seres caídos. Nuestro Señor tampoco podía. Él estaba en perfecta comunión con el Padre, sin embargo era un varón de dolores, conmovido hasta las lágrimas por la dureza del corazón de los hombres".
"Simplemente debemos deshacernos de la idea de que se supone que el cristiano obediente se siente bien todo el tiempo".

Un abrazo a vos y a tu familia.

Orlando Inagas dijo...

Daniel - Ojo Protestante:
Indudablemente los recesos son necesarios. Donde creo que me equivoqué fue en quitar el blog. Yo mismo he tenido unos cuantos recesos, pero me sentí mal cuando alguien me escribía para consultarme algo que estaba en el blog y no conseguía.
Siempre agradecido a tus palabras y gestos tan amables.
Me gusta mucho esa frase, que somos piezas en el tablero del Señor.
Abrazo

Orlando Inagas dijo...

Amada Isa!
Muuuchas gracias por tu apoyo, eres un ángel.
Gracias de nuevo, por tus palabras y ese hermoso pasaje de Isaias, sin duda reconfortante.
Nos vemos por alla en tu rinconcito tambien.
Abrazo!

Orlando Inagas dijo...

Patricia!
(No problem si te llamo Pati, verdad?)
Me alegra mucho contar contigo, gracias, si mal no recuerdo, a nuestra amiga Isa.
"No importa lo estrechamente que andemos con el Señor, no podemos escapar al impacto de un mundo de frustración y a veces malvado. Esa tristeza interior que no se disipa es la evidencia, no de inmadurez espiritual, sino de una vida honesta en un mundo triste".
Cuanta verdad hay en ese pasaje.

Espero después me facilites el Título del Libro, parece interesante.
Un abrazo!

Patricia dijo...

Ningún problema, Orlando. El libro es "De adentro hacia afuera" del Dr. Larry Crabb, editorial Unilit. Me parece bastante interesante.

Orlando Inagas dijo...

Gracias Pati!
Vale la pena colocarlo en la lista de lectura.
Saludos.-

El Peregrino dijo...

Hola Orlando. En muchas ocasiones me encuentro como tú. Veo que pasan los días, y apenas si llego a visitar a mis amigos de Internet, que comentan en mi blog, y no saco tiempo para responder; veo que hay tantas cosas que me gustaría decir y no llego a poder escribir...

Y pensando en eso, aprendo de esa naturaleza preciosa que Dios nos ha regalado para enseñarnos sabiduría, pues caí en la cuenta de que hay árboles que crecen de momento, y hay otros que lo hacen despacio, pero son robustos y majestuosos cuando el tiempo los va formando. A veces tenemos la intención de llevar un ritmo que no corresponde con el de nuestra "especie de árbol". Lo digo por mí mismo. Y tengo que reconocer mis limitaciones, que tengo un tiempo que Dios mismo diseñó para que haga cada cosa, y lo importante no es tanto lo rápido que sepa crecer, sino el no secarme, y dar fruto cuando sea el tiempo determinado. Mientras tanto, a regar las raíces con paciencia, para que el crecimiento nos lo de Dios.

Mientras tanto, si en algo puedo ayudar a otros, tanto mejor, y si algunos tienen que "esperar demasiado", pues entonces Dios me usa como instrumento para ejercitar su paciencia, je, je...

Me alegro al fin de encontrarte en Internet. Un abrazo

Brisa Nocturna. dijo...

Orlando :D

Creo que los comentarios anteriores lo dicen todo, te entendemos y estamos contentos de tenerte de vuelta hermano.

En esta carrera dificultosa, nos seguiremos haciendo compañia si Dios asi lo permite.

Un abrazo.

Orlando Inagas dijo...

David (Peregrino)
Tu blog es uno de los nuevos que he podido conocer y puedo dar fe de su gran calidad. Es un honor que podamos estar en comunicación.
Gracias por tu visita y tus palabras
Abrazo.

Orlando Inagas dijo...

Brisa
Asi es... gracias a Dios que nos permite transitar juntos esta via... hasta que Él lo decida...
Pero seguro algun dia estaremos juntos... para siempre con Él!
Abrazo.

Juan Liendo dijo...

Dios te bendiga Orlando, hacias falta. Sigue adelante, recuerda que mientras estemos aqui en la tierra estaremos en lucha

Orlando Inagas dijo...

Pastor Juan
Gracias por estar pendiente de este su siervo. Tambien sera un gusto seguirle en su blog.
Dios le siga bendiciendo.
:D