18 diciembre 2006

Eternal Forces: El juego de la discordia

Una buena andanada de malas críticas se ha ganado el juego "Left Behind: Eternal Forces". Se le atribuye un exceso de violencia en un terreno ya saturado de ella, colaborando con bombardear la mente de los adolescentes con imágenes de asesinatos en masa, entre otras.

Sin embargo, al investigar un poco no puedo estar totalmente de acuerdo con sus detractores. Cierto que nos podemos preguntar sobre la utilidad o no de este juego desde el punto de vista cristiano; pero he leído reseñas que creo son injustas, cuando catalogan al juego de "masacre facista". En su defensa puedo argüir, sin pretender presentarme como su abogado incondicional, que el juego no presenta escenas de sangre, como es tradicional (e indispensable) en los juegos de combate.
Con todo, pues, es innegable que tiene unas dosis violencia bastante fuerte.

De lo poco que he podido ver hasta ahora, me gusta el spot publicitario, el cual os dejo acá. A mí por lo menos me puso a volar la imaginación la imagen de las almas que son levantadas de la tierra, después de todo, esa es nuestra esperanza, ¿no? El spot dice. "¿Donde estarás tú, cuando millones desaparezcan?":



Otro punto que leí por allí es que la música era prácticamente satanista; pero aquí os dejo otro video de Youtube donde se puede apreciar una muestra del "Jukebox" o musiteca. Noten que el tipo de música no es tal:



Recuerdo que hace unos 4 años, un hermano que me visitaba me reclamaba el porqué yo dejaba que mi hijo de 11 años viera comics en la televisión con mensajes "subliminales" de violencia. Tuve que decirle que mientras mi hijo jugaba una tarde en la plazoleta de la calle, vio como un joven fue ultimado de un disparo en la cabeza, por motivos de venganza. No creo que sea tan dañina la violencia televisiva como la que sufrimos en carne propia. Por decir algo más: en esta semana que pasó en la ciudad de San Félix fueron masacrados 4 sindicalistas, en una batalla que tienen entre bandas rivales, a pleno día y en presencia de numerosas personas. Definitivamente la violencia está en las calles del día a día.

Mi conclusión, de momento, es la siguiente: si dejamos que el rap y el reggaeton entraran a la iglesia, con la única finalidad de atraer a los jóvenes a la misma; no veo diferencia entonces en darle este juego a esos "jugadores empedernidos"; no porque en sí el juego sea bueno, sino porque quizá sea "menos malo" y porque representa una posibilidad de que mediten en el futuro y lo que le espera a la raza humana.

Links interesantes:
Cosas de la Sub-Cultura Pseudo-Cristianoide
Vamos a orarle al Señor: pásenme el joystick
El videojuego “Dejados atrás”
Cómo enseñar a los niños a ser guerreros fascistas cristianos

1 comentario:

Esteban dijo...

hola hermanos donde puedo conseguir el juego???? aqui en mi pais no hay!!